Jueves Viajero: Marrakech


¡Buenos días viajeros!

Con el frío que ya empieza a calar en nuestros huesos, hemos decidido buscar un destino un poco más cálido que nos haga entrar en calor: Marrakech.

Una ciudad maravillosa, llena de colores y donde el aroma de especies hace que vivas una experiencia sensorial única (al menos esta ciudad ya no figura en la whislist de una de nosotras).
¿Sabéis que su nombre significa en árabe Tierra de Dios? Estamos seguras de que  hacer un viaje allí os hará sentir como deidades.

¿Dispuestos a conocer un poco más de este rinconcito de África?

Ficha de viaje
Lugar: Marrakech
País: Marruecos
Habitantes: 1.545.541 (2010)

Llamada la ciudad roja, Marrakech se encuentra al sur del país, bajo los pies del Atlas, una majestuosa formación montañosa protagonista de muchos cuentos y leyendas. Un lugar de encuentro entre comerciantes, mercaderes, poetas y viajeros desde hace siglos.

Marrakech, al igual que otras ciudades pertenecientes al imperio marroquí, está dividida en dos partes: el interior con la gran Medina o ciudad vieja, rodeada de espectaculares fortificaciones de tierra roja, y, fuera de las murallas, la ville nouvelle o ciudad nueva, construida en la época colonial por los franceses.

Tu visita debe empezar sin lugar a dudas en la ciudad vieja, en La Medina, un laberinto de callejuelas estrechas y desordenadas que desembocan en el centro neurálgico de la ciudad: la Plaza Jemma el Fna. Es impresionante como a medida que va pasando el día la plaza va abandonando su aspecto desierto para acabar siendo, durante el anochecer, toda una experiencia sensorial gracias a los puestos ambulantes, vendedores varios y músicos que inundan el lugar.

Junto a la plaza encontrarás el barrio de los suks, coloridos zocos en los que puedes aprovechar la ocasión para comprar artesanía (babuchas, vestidos, especias). Más adelante puedes visitar la mezquita de la Kutubia, una construcción que sirvió en su día como referente para la creación de la Giralda de Sevilla.

Finalmente, y si quieres descubrir un rincón con mucho encanto te animamos a que pasees más allá de los extramuros de la ciudad vieja y te dirijas hacia los Jardines Majorelle, que fueron diseñados por Yves Saint Laurent y que destacan por la exquisitez de su composición bañada de azul cobalto.

Después de este pequeño tour por Marrakech os mostramos unas imágenes ESPECTACULARES de una pre-fiesta se celebró en el Club Campestre Beldi y la  posterior boda en el impresionante Palacio Rhoul.

¡A disfrutar!













 
{Andreas Holm}

 ¿No os ha parecido una boda digna de Las mil y una noches?


Besos de confetti*
                 

2 comentarios :

  1. Me han hablado maravillas de Marrakech y lo tengo entre mus proximos destinos.. La boda estupenda...
    Visita mi blog
    www.masedecompras.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué entorno tan bonito! La verdad es que dan ganas de marcharse para allí con este frío...Me encanta la boda y el entorno...

    ResponderEliminar