Una boda en el estanque

¡Muy buenos días!

Hoy os traemos una boda con mucho encanto, un flechazo que nada más descubrirlo no dudamos en compartirlo con vosotros, una boda en Sudáfrica de lo más especial.

Hay detalles que desbordan de buen gusto y ésta es un claro ejemplo. La novia lucía un vestido con corte muy simple, un cinturón de cuero de color camel y una trenza en el pelo. Menos es más. :)

Tambores, un violinista e inluso un pony acompañaron a los novios y sus invitados en la ceremonia. Después, un viaje en canoa por un estanque en pleno paraje africano les esperaba.

En el convite, cada mesa estaba presidida por un vaso de zumo de pera y vino, junto a una tabla de quesoshigos, nueces y pan. Un toque rural pero muy delicado que estamos seguras que causó sensación entre los invitados.
Uno de los detalles que más nos han fascinado han sido los marcasitios, escritos a mano con alambre y colocados junto a la cubertería de madera atada con un pequeño lazo de tela, ESPECTACULAR.    

Y como podréis ver en las fotografías realizadas por  Kate McLukie, una impresionante lámpara hecha con unas ramitas iluminaba las mesas, muy acorde con el toque rústico de la boda.

Así que,
¿tenéis ganas de disfrutar de estos pequeños detalles?








{Frolic Blog}

 ¿no os parece una boda con mucho encanto?
¡Que viva el lago, los higos y el amor!

:)


Besos de confetti*