Adiós Don Carnal

¡Buenos días a todos!

No sabéis la ilusión que nos hace poder contaros cada día historias de nuestro dúo de hermanas y destapar algunos secretos que se cuecen detrás del blog de AtodoConfetti: pequeñas anécdotas, ilusiones y sensaciones que vamos compartiendo juntos día a día.

Uno de los hobbies preferidos de Confetti mayor es la repostería, si bien es verdad que la mayoría de ocasiones el Sr. A diría que es una experta en dejar la cocina como zafarrancho de combate y en usar todos los artilugios que puedan ser susceptibles de empleo más que en conseguir una apetitosa receta (pero eso también ¿eh?).
Aún así, persiste en el empeño de conseguir algún día unos cupcakes o cualquier cosa que acabe en cake, empiece con pie o lleve como adjetivo la palabra candy y que quede aproximadamente parecida a alguna de las creaciones de Bakerella.

Confetti menor se decanta más por la faceta artística, de profesión arquitecta, le apasiona el diseño y la fotografía. En estos últimos tiempos, y para dejar de esperar que el azar y la divina providencia contribuyan en la tarea de la fotografía perfecta, ha empezado a asistir a cursos para dejar un poco atrás el modo automático y adentrarse en el temido y oscuro mundo del manual.

Así que para despedir estos días de Carnaval, de fiesta y de disfraces hemos decidido unir cada una de nuestras aficiones y hacerle a Don Carnal una despedida por todo lo alto.

Cupcakes de pera cubiertos con fondant y otros decorados con confetti de azúcar (no podía ser de otra manera) que nos hicieron pasar una tarde muy divertida y que ahora queremos compartir con todos vosotros.











Así que para despedir a Don Carnal, no hay nada mejor que celebrar su final:

El primero de todos, que ferió a don Carnal,
Fue el puerro cuelloalvo e feriólo muy mal:
Fízole escupir flema, esto fue grand'señal:
Tovo doña Cuaresma que suyo era'l real.
(Acipreste de Hita, Libro del Buen Amor)




Besos de confetti*  
                      



Síguenos en/ Follow us on