Jueves Viajero: Elgin Valley, Sudáfrica

¡Buenos días viajeros!

En este primer viaje de la primavera hemos decidido ir a un destino exótico y pintoresco, Sudáfrica, más concretamente el valle de Elgin, un lugar recóndito que sale del estereotipo que tenemos cuando pensamos en tierras africanas.

Otro de los puntos a favor es que si además de viajeros, sóis unos aficionados al vino, no debéis dejar la oportunidad de acompañarnos en este Jueves Viajero.

¿Preparados? 

Ficha de Viaje
Lugar: Valle de Elgin
País: Sudáfrica

El valle de Elgin se encuentra situado en la provincia de Overberg, en Sudáfrica, aproximadamente a 70 km de ciudad del Cabo. Esta región es muy famosa por sus viñedos y el cultivo de árboles frutales, principalmente los manzanos que suponen el 60% de la producción nacional. La mejor época para visitar el Valle de Elgin es a principios de primavera dónde el estallido de la floración es realmente espectacular en un tapiz de huertos, viñedos y olivares.

Una visita del mercado tradicional que se celebra los sábados por la mañana es una gran ocasión para conocer todo la riqueza gastronómica del Valle llena de productos artesanos y de calidad.
Para los amantes del vino, nada mejor que hacer unas catas en cualquier bodega especializada sin tener que desplazarse con vehículo propio puesto que existe el Bus del Vino (un servicio de 4x4) que aprovecha para hacer un recorrido entre los viñedos.

Otro de los grandes atractivos de este valle, y no podía ser de otra manera, es el Museo de la manzana de Elgin (ubicado en una cabaña con más de 100 años de antigüedad) muestra la historia de esta deliciosa fruta y de la industria frutícola en general.

Este territorio ofrece grandes posibilidades para disfrutar con la familia y el aire libre, una de ellas es una estancia en una de las famosas granjas de Elgin ayudando a cultivar sus huertos ecológicos o degustar unas truchas pescadas por toda la familia.

¿Os imagináis un enlace que tuviera como fondo un paisaje lleno de manzanos en flor?

Pues dejar de imaginar y deleitaros con la boda de Daniel y Andrea realizada por Christine Meintjes.































Y a vosotros,
¿no os encantaría casaros
con un paisaje floreado de fondo?

¡Será que ya es primavera!



Besos de confetti*  
                      



Síguenos en/ Follow us on


2 comentarios :

  1. El paisaje es espectacular, igual que el vestido de la novia. Por cierto, me ha gustado la idea del corazón hecho con ramas.

    besos

    ResponderEliminar