¡Enfúndate!


¡Buenos días a todos!

Cuando empieza el frío es el momento en que a uno le gusta quedarse en casa, con el clásico tándem de manta, peli y sofá, abrigaditos hasta las orejas y a poder ser con un chocolate caliente, mientras el frío aguarda tras los cristales.

Entonces llega el momento de sacar a la luz a nuestras prendas más invernales: gorros y sombreros, abrigos, guantes, bufanda, batas y calcetines gorditos.

Dentro de nuestro cajón de calcetines guardamos verdaderos tesoros vintage para vencer al frío en condiciones: los patucos.

Cuando éramos pequeñas nuestra bisabuela, la "yaya petita", era toda una crack del ganchillo y surtió a nietos y a bisnietos de un arsenal de patucos de todos los tamaños, formas y colores que aún nos dura y calienta. No hay nada como lo hecho a mano y con cariño para abrigarse cuando el frío aprieta.
 
Y es con este cálido recuerdo de infancia, os invitamos a una reflexión: si nos enfundamos nosotros cual cebolla para la llegada del invierno, ¿por qué no enfundar también nuestra casa


Taburetes, jarrones, frutas, móviles, plantas, lámparas, botellas..

¡Enfúndate!









 1 /2/3
4/5/6/7/
8/9/10/
11/12


¿Qué os parecen estas 
fundas de crochet?
¡Feliz lunes!






Besos de confetti* 
                       







Síguenos en/ Follow us on
Facebook *** Twitter *** Bloglovin'*** Pinterest