Bodas de algodón en Villa Confetti

¡Buenos días a todos!

De forma habitual nuestros posts suelen estar escritos casi casi a dúo, pero el de hoy, permitirnos la licencia, es singular e intransferible, ¡que todos los días una no celebra sus bodas de algodón! :)

Sé que hace tiempo que os debo las instantáneas de mi boda, mis más sinceras disculpas, pero eso de mostrarse "en público" siempre me acaba echando un poco para atrás. Sin embargo (y sin que sirva de precedente), he decidido tirarme un poco a la piscina y destapar una pizca de ese gran día, aunque sea del primer vestido que llevé. Prometo que habrá más pero el cómo y el cuándo supongo que llegarán por sí solos.

Hace dos años que empecé una nueva etapa en mi vida, y no sólo por el hecho de casarme (ya llevábamos un tiempo viviendo juntos y el tema "convivencia" estaba más que superado) sino porque una serie de circunstancias hicieron que mi vida diera un giro por completo y el contador se pusiese otra vez a cero. 

Por ello, este segundo aniversario, no lo es únicamente de mi boda sino también de un nuevo rumbo que decidí tomar, un camino que a veces se ha hecho un poco cuesta arriba, pero a día de hoy, echando la vista atrás me siento orgullosa de mí misma y de la decisión que tomé.

Estoy convencida de que si no hubiese sido por toda esa situación y por el enorme apoyo de mi hermana (que aunque a veces nos matemos la quiero con locura) este blog no hubiese llegado y me hubiera perdido las maravillosas personas y experiencias que he conocido a través de este pequeñito espacio dentro del universo bodil. :)

Pero también es justo decir que en este camino no he estado sola, he descubierto quién me quiere de verdad (aunque por ello me haya llevando muchísimas desilusiones), he creído en mí más que nunca pero, sobre todo, siento que soy tremendamente afortunada por haber encontrado a mi compañero de viaje: el Sr. A, mi brújula y mi rumbo cuando me pierdo, mi paz cuando todo lo demás parece que esté en guerra.

Muchas gracias por haberme dado tantas cosas maravillosas, entre ellas, ese 10 de Septiembre de 2011 en el que nos dijimos ¡Sí, quiero!

T'estimo.

Jordi Reig
















Besos de confetti* 
                       





******* Síguenos en *******