Antonio y Fátima, boda en un cortijo cordobés


Otro jueves más os traemos una boda real 100% made in Spain para que podáis coger ideas inspiradoras que hagan que vuestro día B sea aquello que realmente deseáis.
No os podéis imaginar lo felices que nos hace saber que muchas de estas ideas os pueden servir de ayuda en algún momento, como es el caso de Antonio y Fátima que gracias al mundo 2.0 dieron con la finca en la que celebraron su boda, su tocado e incluso ¡los fotógrafos!

Después de una larga búsqueda y como os decíamos, gracias a una sugerencia blogger, por fin dieron con su finca soñada: La Vieja Cigarra, un cortijo en pleno campo cordobés con magníficos espacios al aire libre y una pérgola natural que les encandiló donde poder celebrar la ceremonia, ya veréis qué fotos más bonitas quedaron. ;)
Una finca que para la gran boda estuvo decorada con mucho acierto por la floristería Wonder Blooms y los wedding planners de D-pleis que dejaron todo el cortijo precioso cuidando todos los rincones, y donde tampoco faltó la inestimable ayuda de los familiares de la pareja, sobre todo de la hermana de la novia.

Para ese día, Fátima lució un look muy años 20 con vestido de mangas abullonadas de gasa de Raimón Bundó, zapatos de pulsera en color nude de Pilar Burgos, y un peinado de estética decó con un falso bob realizado por Dioni Peluqueros con maquillaje de Menchu Benítez 
El look quedó perfecto con el ramo asilvestrado con toques de astilbe, una flor de que ya os hemos hablado en alguna ocasión como podéis recordar AQUÍ, junto con una de las inconfundibles coronas de flores de cera de Le Touquet de las que prendía un velo, dándole el aire romántico que buscaba la novia.

El novio también tuvo muy claro el estilo que quería por lo que lució un total look de Hugo Boss compuesto por traje, corbata de lunares y gemelos junto con unos zapatos de la firma Martinelli.

Antonio y Fátima se implicaron muchísimo en los detalles de la boda ya que querían que fuese muy personal y que tuviera su toque en cada elemento. Para ello, recopilaron botellas y cortaron troncos para la decoración de mesas y meseros e incluso en la recena incluyeron un rinconcito 'del pueblo' lleno de dulces y platos típicos de su tierra y de su familia.

Una boda de la que disfrutaron mucho y donde todos los momentos fueron captados con la sensibilidad especial de Nieves y Cecilia de Días de Vino y Rosas que esperamos que hoy disfrutéis como los novios lo hicieron ese día.
Tenemos los mejores recuerdos de nuestra boda, nos emocionó tener a la familia y a los amigos juntos por nosotros. Disfrutamos cada momento, fue todo tan rápido que volveríamos a repetir un día así todos los años. 





















¿Qué os ha parecido esta 
boda en un cortijo cordobés?






Besos de confetti* 
                       




     

1 comentario :