Mireia y Pepe, boda con sabor a olivo


Existen muchos elementos que una pareja puede utilizar como hilo conductor de su boda, ya sea una historia vinculada a la pareja, una afición en común o la ciudad en la que surgió el amor y para Mireia y Pepe, con una familia dedicada a la producción del aceite de oliva, el leitmotiv en el que inspiraron muchos de los elementos de su gran día tuvo como protagonista el olivo.

Buscaron una boda de estilo familiar y acogedora con detalles cuidados que se iba a celebrar en la finca barcelonesa de Mas Bonvilar y para ello se ayudaron de los grandes profesionales en organización de bodas como Detallerie, encargados de plasmar desde el inicio todos los detalles de la misma desde la línea gráfica de la celebración en la que destacaban acuarelas y caligrafía manuscrita hasta la decoración de varios espacios de la ceremonia con especial atención a la delicadeza en de las mesas imperiales que nos ha encantado. 

Mireia lucía un modelo de manga francesa en chantilly del diseñador Xavi Gonzálvez, un diseño liviano con falda a capas completado, sin renunciar a la comodidad, con unos zapatos poco usuales en una novia como son unas zapatillas deportivas  de la marca Superga, esta vez, con un toque glitter.
Para seguir con la estética natural del enlace la floristería Moshi creó un bouquet, que al igual que los centros de mesa de las larguísimas mesas imperiales, estaba confeccionado por ramas de olivo y flores que aportaban ese toque de frescura que perseguían los novios y quedó espectacular. 

Mireia y Pepe para el banquete contaron con el gran catering Jubany que hizo disfrutar de lo lindo a los invitados con sus creaciones al que le siguió el baile plagado de detalles y sorpresas, con distintivos para los “súper-solteros” y un photocall muy divertido. 
Finalmente, en la terraza empedrada de la masía llegaron las delicias para los más golosos con la Creperie de Marione que estamos seguras que causó sensación. ;)

Como detalle, los novios ofrecieron a sus invitados semillas para que cultivaran un planta con el mismo cariño con el que ellos habían dedicado a su día tan especial, del que Diez Bordons hizo estas estupendas fotografías y Padilla & Rigau inmortalizó con el vídeo que os dejamos al final del post de hoy. ¡Esperamos que os guste!




































 






¿Qué os parece esta bonita boda 
con sabor a olivo?







Besos de confetti* 
                       




     

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada