Patricia y Jonathan, boda de cuatro en Tenerife





Nuestra boda real de hoy, la de Patricia y Jonathan en Tenerife, empezó de una forma curiosa y atípica puesto que el primer paso llegó con un vestido de novia, que hizo ojitos a Patricia antes si cabe de tener lugar o ni tan siquiera fotógrafo. 

Un vestido de Pronovias con escote corazón y sobrecamisa de plumeti y encaje de Rodrigo Piñero, junto a un tocado birdcage con rejilla en negro y flores variadas de Pérez Couture, destacaban en un marcado maquillaje de Gisela de Bobbi Brown y peinado de Yanet Jorge para lucir radiante como nunca.
Para completar el look, un apuesta arriesgada a la par que efectiva con zapatos negros, uñas burdeos y un ramo con personalidad y estilo de Rincón Floral by Montse Domínguez quién también se encargó de las flores de la fina Cañada Verde dónde se celebró tan bonita fiesta del amor.

Cabe decir, que el segundo paso que dio la pareja fue contar con el equipo de Mi Tándem, por lo que encontrar el resto de proveedores y dotar de sentido, originalidad y buen gusto al evento fue mucho más fácil puesto que se encargaron del diseño, decoración y organización de todo el evento con la maestría de la que siempre hacen gala y de la que te hemos hablado en la Boda en el bosque tinerfeño o el Amor con sabor a sal. 

Patricia y Jonathan también innovaron en otros aspectos, por ejemplo, la pareja llegó a brazos de sus hermanas al enlace, y la novia antes que el novio, un pequeño guiño a su "costumbre de llegar tarde". No hubo arroz sino confetti (que nos encanta) y decidieron apostar por realizar un First Look, todo un acierto y sin duda alguna, lo mejor de todo fueron dos pequeños invitados de excepción que tuvo el enlace puesto que Patricia se casó embarazada de tres meses de gemelos, por lo que acabó siendo una boda de cuatro ;)
Tras una ceremonia llena de emoción y sensaciones, con intervenciones de los padres de la pareja y amigos, en un jardín de césped y palmeras con decoración de aire vintage llegó el momento del cóctel al aire libre con libertad de asiento en un antiguo empaquetado de plátanos en la que también se pudieron degustar los dulces gomeros de la madre del novio.

Un bonito día que Yeray Cruz se encargó de plasmar detalle a detalle la magia de ese día, en las bonitas instantáneas de las que puedes disfrutar hoy, como siempre, en primicia en el blog. ¡Embelésate con ellas!















































Y a ti, 
¿Qué te ha parecido la originalidad 
de esta boda en Tenerife?






Besos de confetti













No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada