Alejandra y Pepu, boda romántica en Barcelona


boda barcelona masia rosas vestido novia veronica miranda

Existen muchos tipos de bodas, pero en A todo Confetti únicamente seleccionamos para ti aquellas bodas que se hacen desde el corazón, celebraciones que tienen nuestro sello de las auténticas bodas heartmade y que desprenden siempre un halo mágico que las convierte en cercanas y auténticas, como la boda real de Alejandra y Pepu, una pareja de novios estilosísimos que celebraron su romántica boda en Barcelona.

La ceremonia tuvo lugar en la emblemática iglesia gótica de Santa María del Pi, un lugar que lucía espléndido con ramilletes de paniculata atados con cintas de terciopelo moradas, a conjunto con los pajes vestidos de Labubé con coronas de Malababa, todo ello obra y gracia de la floristería Bloem Bcn quién también se encargó de los centros florales del banquete, del bouquet de la novia compuesto de rosas en crudo con madroños pintados a mano y de los ocho minibouquets para entregar de forma íntima a sus testigos.
Tras el casamiento, la pareja -a lomos de un MGA biplaza de 1960- junto al resto de invitados se dirigieron a la Masia Rosàs para celebrar su gran fiesta del amor.

Si ya de per se el look de la novia resulta siempre un misterio, cuando la misma es una diseñadora como Alejandra, alma máter de la firma de trajes de baño Robin Collection, se crean muchísimas más expectativas. Y efectivamente, no defraudó. Alejandra lucía radiante un vestido que reflejaba su personalidad y que la diseñadora Verónica Miranda materializó en una composición con lateral y espalda descubierta y un cuerpo extraíble de perlas incrustadas a mano lleno de movimiento.
Acompañando al diseño eligió una corona joya de Suma Cruz, totalmente personalizada con flores pistilos, perlitas y detalles de orfebrería junto a unos pendientes de su bisabuela siendo el resto de joyas regalos del novio y su familia.
Pepu vistió también muy elegante con chaqué a medida de Jajoan en tono azulón junto a unos zapatos de Saint Jones Shoes.

El saber hacer de la novia también se reflejó en los detalles para los invitados: unos preciosos canotiers personalizados por ella misma con distintas flores para que cada invitada escogiera el que más le gustara. Tampoco faltaron en las mesas los divertidos palo selfies junto a un rolón de perfume de Labperfum, su firma de perfumería, así como detalles de fotos enmarcadas para las parejas que se habían casado ese año o sonajeros de ratoncitos para las futuras mamás.

Un estupendo día en el que novios e invitados pudieron disfrutar de un delicioso banquete servido por Le chef, en el que no faltó en la recena un buffet con sandwiches mixtos -comunmente llamados bikinis en Catalunya- bautizado como Robin haciendo un guiño a la marca de bikinis de la novia, para luego poder bailar y darlo todo con del DJ Van Malet mientras pasaban divertidos momentos en el photocall de Cabinet Barcelona.
Una boda muy cercana y con mucho amor inmortalizada por el ojo fotográfico de Audiovisuart y que puedes disfrutar en primicia hoy en blog. ¡Saboréala como se merece!












 





















Y a ti,
¿no te parece preciosa esta romántica boda
en Barcelona?









Besos de confetti*

1 comentario :

  1. Qué maravilla de... todo! Increíbles fotos, de entrada: desprenden una calidez increíble, a que sí? debió de ser un día mágico... heartmade, indeed :)

    Y muy buenas ideas las que proponéis en la entrada (no salen las fotos de los sonajeros, por eso, verdad?)... a ver si un día salimos nosotras por vuestro blog cuando habléis de tocados!

    Saludos y enhorabuena :)

    ResponderEliminar