No sólo de Instagram vive la novia




No sólo de Instagram vive la novia. Únicamente con una de nuestras redes sociales favoritas -aunque con el dichoso algoritmo lo sea cada vez menos- una novia no puede encontrar la información y la inspiración necesaria para preparar el día de su boda. Porque inspirar no es ayudar a organizar.

Desde hace ya mucho tiempo que os/nos debíamos este post, y es que en nuestras largas conversaciones telefónicas entre nosotras como parte activa de este mundo 2.0 pero también como hermanas compartiendo inquietudes sobre temas, ilusiones y proyectos, de vez en cuando resurge esta cuestión cuando nos planteamos qué ofrecer a nuestras lectoras y por qué camino debe o no seguir nuestro blog. 
Si nos seguís desde hace un tiempo ya sabréis que éste es un portal de bodas de post diario desde el año 2011 con más de 1.400 artículos publicados por lo que os podéis hacer una idea de la cantidad de horas, trabajo, información y contenido que hemos ido tratando a lo largo de estos años. Un esfuerzo que en cierta manera se ve recompensado en visitas, monetización y reconocimiento pero mentiríamos si no dijéramos que nos hemos llevado alguna que otra decepción en estos últimos tiempos.

Así que hoy nos hemos decidido a hacer este post mucho más reflexivo de lo habitual para intentar poner nuestro granito de arena y defender un estilo de proyecto por el que vivimos y nos desvivimos y reinvidicar nuestro lugar como bloggers de la antigua usanza, con la misma inocencia con la que empezamos a escribir los primeros posts del blog con el único ánimo de compartir, valorar y apoyar aquello que nos parecía maravilloso en una fiesta del amor. Una idea a la que fuimos dando forma hasta llegar a tener nuestro espacio reconocido y bien definido con las auténticas bodas heartmade, la esencia que mueve cada letra que visualizamos en la pantalla antes de darle a publicar.


Con los años hemos ido evolucionando y perfilando nuestro blog pero siempre teniendo en cuenta que era necesario ofrecer un contenido fresco y de calidad, que os emocione y que proporcione información útil con contenido veraz y sobre todo nunca comprometiendo nuestra credibilidad, uno de los grandes valores que creemos que debe tener cualquier blog. Y si bien es cierto que no nos mostramos públicamente muy a menudo, creemos que con cada publicación en el blog decimos mucho de nosotras, de quiénes somos y cuál es nuestro estilo de trabajo.


Es por este motivo que creemos que a pesar que que algunos hayan vaticinado la muerte de los blogs ante la inmediatez, la facilidad y repercusión de otras redes, es el momento de sacar pecho y defensar nuestro papel como difusoras de contenidos de calidad en los que nuestra participación como editoras supone un valor añadido. Porque aunque el resultado no es tan rápido como un like creemos que el impacto, el vínculo y la confianza que se crea en los blogs tanto con los profesionales que participan él, las marcas que patrocinan sus contenidos y sobre todo las fieles lectoras que nos acompañáis cada día no se consigue en ninguna otra red social. Y este 'corazón' es el que de verdad importa.




Nosotras somos también usuarias activas de Instagram, la mayoría de veces compartiendo contenido que publicamos en el blog ya sea de editoriales, auténticas bodas heartmade e incluso recomendaciones de productos que os enseñamos pero también otras de fotos inspiradoras que estamos convencidas os harán morir de amor.
Sin embargo, más allá de la propia vanidad de likes y atesorar seguidores con la que parece que se haya vuelto un poco loco todo el mundo -más aún con el engaño y la mentira de los bots y la compra de likes y seguidores, que esto sería otro tema importante a tratar- nuestro fin es conseguir llegar a vosotras sabiendo que más allá de una fotografía bonita encontraréis un espacio en el que sumergiros, un lugar donde soñar con vuestro gran día y unas páginas en las que profundizar y encontrar información de la buena, la mejor.
Un gran trabajo que muchas veces no se ve pero que os podemos asegurar que ahí está y que creemos que deberían tener en cuenta marcas, proveedores y profesionales del sector a la hora de decidir y apostar en qué lugares quieren promocionar sus contenidos o dónde publicar sus bodas.

Una foto bonita en Instagram es como un cuadro, maravilloso por su estética y su mensaje pero que necesita ser desarrollado en su contexto para poder descubrir su verdadera historia. Así que tan solo podemos augurarle larga vida a los blogs de bodas porque señores, no sólo de Instagram vive la novia


Así que nosotras seguiremos con el blog al pie del cañón,
para ofrecer lo mejor que tenemos,
para ilusionarnos con vuestros sueños,
para acompañaros en este viaje
y ayudaros a conseguir la boda que siempre habéis deseado.

¿Nos veremos por aquí de nuevo?